Deportivo_Cali_Millonarios_2019
El domingo enfrentamos a Millonarios en lo que llaman el “Clásico añejo” y es un partido que disfruto mucho más que otros, me gusta mucho ver al Cali frente al otrora “Ballet Azul” no solo porque el espectáculo está prácticamente asegurado sino porque ganarles tiene un gusto especial.
Pasaron muchos partidos en los que me tocó ver de todo. La mano infame de Funes, el gol de Milton en el Campín para ese 2-3 que los eliminó; la llave inolvidable contra el Millonarios de Lunari y Ramírez en 1996 o la reciente del 2015 con la serie de penales contenida por Hernández no sin antes celebrar el 5-1 en el estadio de Palmaseca con el triplete de Rafael Santos Borré. Celebré, claro, como también tuve que guardar silencio, claro, para también acordarme que en la época de El Dorado, a ese Millonarios imbatible el Deportivo Cali le derrotó. Lindo, lindo clásico en serio.
Un Cali – Millos no debería tener discusión a la hora de comprar una boleta o no, exceptuando compromisos laborales o situación económica, por supuesto.
Millonarios viene bien. Recién venció al Unión en Bogotá por 4-0, es el líder, tiene un plantel comprometido, despierto y efectivo, además como si fuera poco, lo dirige un zorro del fútbol, el profesor Jorge Luis Pinto.
Nosotros, estamos con un plantel unido, que goza de salud emocional, que no pierde hace cinco partidos y aunque podrá ser discutida la forma, logra los resultados con momentos de fútbol bien jugado, vertical y efectivo, ese que venimos suplicando por tener de vuelta con regularidad en el verdiblanco.
Será una bonita prueba para los dirigidos por Pusineri, para nuestro glorioso y un momento perfecto para ver a muchos de los que aun no he visto en el estadio este año volver. Es Cali – Millos, es el clásico añejo, es el partido que no te querés perder y por eso, no lo haré.
Nos vemos en el estadio, nos leemos por acá.