Hinchas-Deportivo-Cali

Mucho se ha dicho sobre lo que significa ser hincha del verde del Valle, del ´Glorioso´, del Deportivo Cali o como muchos aman llamarle, ´La amenaza verde´. Hemos dedicado tiempo, tinta, lápiz y papel para explicar este sentimiento de amor por los verdiblancos, combinado con una mezcla de odio, desamor, desengaño, decepción, ilusión entre tantas cosas.

Es que realmente podría quedarme por horas escribiendo acerca de esos millones de sentimientos del hincha por este equipo y que seguramente usted al igual que yo, hemos pasado por alguna etapa de esas emociones peores que las de una relación amorosa, o peor aún que las de una relación tóxica. Estamos entre amores y odios.

La relación con el Deportivo Cali es mucho más que eso, es realmente trágico porque por más que digás “NO MÁS” cuando tu equipo decepciona tu corazón y tu alma futbolera siempre terminás diciendo: “MÁS”. Es imposible, al menos para mi, abandonarlo.

Dicho de otra manera, es una relación que jamás podrás dejar, y a veces te preguntás ¿Por qué?, algo tuve que hacer quizás bueno o tal vez malo para enamorarme de un equipo que me transporta a miles de momentos y sentimientos porque tantas alegrías siempre vienen acompañadas de tristezas y amarguras inexplicables que, vos al igual que yo, quisiéramos devolver el tiempo y cambiar la historia para que esas lagrimas derramadas fueran una exclusividad de la alegría, esa que buscamos y merecemos.

¿O qué me dicen los hinchas que vivieron la final del 99 por Copa Libertadores ante Palmeiras?, por ejemplo.  Yo no la viví, tenía un año de edad y aún no me metía en esta vaca loca por el verdiblanco, pero papá sí, y es que soñar con campeonar es la ilusión de todo hincha del fútbol, ratificar que tu equipo es grande es como recibir de niño el mejor regalo de navidad.

Esa noche las cosas del fútbol, permitieron que el Cali y sus hinchas contaran una historia distinta, no la deseada, la otra. Esa triste noche el Deportivo Cali salió subcampeón de la majestuosa Copa Libertadores y fue así como por penales, desde ese famoso punto maldito se le escapó un título. Y esa es la leyenda de un subcampeonato trágico, que grabó finalmente el nombre del Deportivo Cali en la eternidad. 

Y es que uno no elige de que equipo ser hincha, es cuestión de suerte. ¡Claro¡ influye la ciudad, los papás y los abuelos, pero al final es el destino quien toma la última palabra y lo deja a uno flechado por esos colores y a pesar de que el Cali a veces ponga a sufrir al hincha que grita: “¡títulos!”,  porque quiere confirmar su grandeza, el amor no deja de existir, porque no son los malos o buenos dirigentes, ni los buenos ni “fríos” jugadores, son los colores por los que vos has vestido, hinchado, reído y llorado toda tu vida, la institución por la que has gritado con orgullo que “soy verdiblanco”.

Solo espero volver a gritar ¡SOMOS CAMPEONES OTRA VEZ! y solo pido en cada eucaristía domingo a domingo que vuelvan las épocas doradas, porque como lo decía el gran Eduardo Galeano en su libro El fútbol a sol y sombra (1995). “Solo pido una buena jugadita por amor a Dios”.

Quiero contarles a mis hijos las aventuras que tuve con este equipo, los estadios que recorrí, los días que me quedé sin voz solo por alentar, los jugadores que lloré y a los que despedí. Solo quiero explicarles mi relación más estable y duradera mezclada con amores y odios, es una relación llamada Deportivo Cali.

Porque, Deportivo Cali a veces odio amarte tanto, pero odiaría aún mas no tenerte conmigo.

Valentina Orozco Jordan

 

*Valentina escribió como invitada especial para http://www.germanchos.com
*Foto: Futbolred.com

Valentina-Orozco-JordanValentina Orozco Jordan

Nació en Cartago (Valle) y actualmente es estudiante de Comunicación social y periodismo en la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB) de Medellín.

Apasionada al 100% por lo que hace y amante del periodismo deportivo, en especial del fútbol. Hincha del fútbol, del Deportivo Cali; seguidora de FC Barcelona y del River Plate de Argentina, así como jugadora de fútbol en el equipo representativo de su universidad.

​Mientras logra su sueño de ser la mejor periodista deportiva del país y conocer estadios alrededor del mundo la podés encontrar en Twitter como @OrozcoValen14  o leer más de sus escritos en su sitio web aquí.