Pasaron poco más de 20 años para que Rafael Dudamel regresara al Deportivo Cali. Se fue, tras un notable paso con títulos, alegrías y tristezas de un club que, para él y los suyos, es su casa. Vuelve ahora el venezolano como entrenador del club amado. Regresa con una dura misión, unir a la hinchada en torno a un plantel que llena de dudas por su irregular accionar, enfrentar dos torneos, clasificar en ambos hasta la final y, ojalá, ganarlos en medio de un semestre electoral. ¡Bienvenido profe Dudamel!

“Es un sueño hecho realidad, pareciera una frase de cajón, pero desde lo más profundo de mi corazón me invade la alegría y la emoción porque había esperado mucho este momento”, profirió Dudamel durante la rueda de prensa en la que el presidente del Deportivo Cali, Marco Caicedo, lo presentó.

No deja de ser curioso cómo la vida te va poniendo donde debes estar, en el momento que debe ser, no antes. Por algo será, por algo así fue, pero esa es historia para después.

“No estamos acá por dinero. Estamos porque queremos llevar una nómina fantástica a un nivel superior. Y estamos acá porque cuando el equipo de tus amores te llama no le podemos decir que no”, gracias a Dios el exguardameta verdiblanco lo tiene claro, que no es por dinero, no porque no haya, no, sino porque hace rato ese sentido de pertenencia se ha ido esfumando entre los sueños individuales que ven al club como un trampolín para objetivos personales o, peor aún, como una fuente inagotable de riqueza. Vienen, cosechan la siembra de otros y se van sin dejar ni un céntimo, bueno, al menos, desde el sentir azucarero, desde el deseo y la voluntad, ya Dudamel da un golpe en la mesa. ¿Entenderá el plantel y su malhumorado entorno? Ojalá.

Rafael Dudamel, les decía, llega en un momento complejo. Deportivo Cali marcha por fuera de los ocho en Liga, sin poder sumar de a tres en casa y regalando puntos de forma inexplicable entre fallos individuales, de funcionamiento y posicionamiento con un plantel con jerarquía, talento, juventud y, creería uno desde el discurso, voluntad para lograr grandes cosas. Hasta ahora, poco y nada en cancha.

Por Copa la historia es otra. Se logró pasar de ronda al apear al Medellín. Vivimos el partido de ida frente al rival de patio en el que el resultado fue un empate. Nos empataron, hay que decirlo, no por fútbol o exagerado talento, no, nos empataron porque así lo quisieron y así, lamentablemente lo permitimos. De pura “fritanga”: tripas, huevo y corazón. Llave abierta para cerrar en casa, ojalá, con resultado a favor.

“A la hinchada mi mensaje es de agradecimiento por el respeto y apoyo. No veo el momento que llegue el sábado y poder reencontrarnos en un nuevo estadio, ya no en el Pascual, en nuestra casa, no una casa alquilada o prestada, en nuestra casa y esa la vamos a hacer respetar”, dijo el nuevo entrenador verdiblanco, el otrora campeón en el campo en 1998. Ilusiona, por supuesto, ese deseo por brillar, hacer las cosas bien, hacer respetar la casa, que me encanta y, lo que es menos común en nuestra institución, llegar no para sacar, sino para poner, para dejar, para sumar y no dividir.

Debut con clásico. Viejo, esto es con toda desde “ya”. A probar finura desde el primer momento, me gusta.

Un dato que tomé de la cuenta en Twitter de Cubano Design (@CubanoDesign): Rafael Dudamel suma en total como entrenador 153 partidos dirigidos, de los cuales ganó 52, empató 56 y cayó en 45 ocasiones. Sus equipos marcaron 1.18 goles por partido mientras recibieron 1.09 anotaciones por encuentro. Esto lo deja con un rendimiento del 46.2% que no es extraordinario, pero, esos equipos no eran, al menos eso creo, “el de sus amores”.

Como el mismo Cubano lo escribe, han venido muchos otros entrenadores con más palmarés y se han ido sin nada de acá. Ojalá sea el Deportivo Cali, nuestro glorioso, el punto de inflexión para la carrera de entrenador de Dudamel y, junto a él, como ya lo hicimos una vez, cantemos juntos, en nuestra casa, la propia no alquilada: ¡Campeón, Cali campeón!

Nos vemos, con todas las medidas de bioseguridad, en el estadio, nos leemos por acá.

@germanchos

*Citas textuales tomadas de la rueda de prensa transmitida por @TeQuieroCali en Twitter

** Foto: @MaleUrriago8 en Twitter

*** Corrección de estilo: VEO 😉 gracias.